BIENESTAR EMOCIONAL

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el bienestar emocional es un “estado de
ánimo en el cual la persona se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones
normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente, y es capaz de hacer una
contribución a la comunidad”.
En el caso de la adolescencia, este elemento es especialmente importante porque se trata de
una etapa vital clave en el desarrollo emocional de la persona. Para proveer a las persones
adolescentes de este bienestar emocional que les haga sentir que su camino puede aportar
aspectos positivos a su entorno y, sobre todo, a ellos mismos, es necesario que seamos capaces
de escucharlos, pero también de entenderlos.
Esta será la forma de facilitar que detecten sus aptitudes y sus limitaciones, de posibilitarles que
conozcan las herramientas de que disponen para afrontar la vida en todos sus ámbitos, y de
convencerlos de que no están solos porque estamos a su lado para acompañarlos en lo que
requieran…y de que se lo crean!

ANSIEDAD…CÓMO PUEDO SABER SI ES PATOLÓGICA?

La ansiedad, de la misma manera que el miedo o el estrés, tienen dos formas de presentarse en la vida de una persona:

  • como mecanismo adaptativo y natural de respuesta a determinadas situaciones o estímulos desencadenantes, sin el cual no podríamos enfrentarnos a estas situaciones o estímulos
  • y como patología, hecho que causa determinados síntomas que hay que tratar.

Cómo diferenciar las dos tipologías?

  • La ansiedad no patológica nos sirve para ser resolutivos en situaciones de demanda como un examen, por ejemplo. Hace que las personas nos activemos de forma especial y puntualmente intensa. Esta manera de reaccionar por parte del organismo nos es útil para enfrentarnos con determinadas garantías al examen porque hará que estudiemos con más motivación, que nos concentremos más en ola tarea y que pongamos en macha los recursos adecuados y disponibles para la situación demandante.
  • Cuando este estado de alerta y activación se repite o se mantiene excesivamente en el tiempo, la movilización de energía y de recursos es excesiva y desproporcionada, haciendo que el organismo acabe sufriendo las consecuencias y haciendo necesaria una int6ervención profesional adecuada.  Una ansiedad patológica puede caracterizarse, entre otras señales fisiológicas por fatiga, problemas para conciliar el sueño, temblores, dolores en diferentes partes del cuerpo o irritabilidad y cognitivamente, por percepción de situaciones normales como amenazadoras, dificultad para alejarse de las preocupaciones dificultad para concentrase o preocupación.Es éste el momento en el que e necesitará ayuda profesional.